Averías más comunes en tu instalación solar térmica

¿Por qué no tengo agua caliente?, ¿cómo reparar una fuga en mi placa solar?, ¿qué hago si mi acumulador solar gotea?, ¿por qué mi instalación solar térmica tiene un silbido?, ¿por qué me sale el agua templada? Si te haces alguna de estas preguntas, incluso otras muchas, estás en el lugar indicado. Esta es tu guía para descubrir las averías más comunes de tu instalación ACS.

Las instalaciones solares pueden tener múltiples averías. Algunas de estas averías pueden afectar a todos los tipos de instalaciones solares, pueden estar directamente provocadas por la incorrecta instalación o por la falta de mantenimiento y el deterioro. Hoy hablamos de todas.

Fallos comunes en la instalación de energía solar

Detrás del bajo rendimiento de las instalaciones solares térmicas, en multitud de ocasiones, se encuentra una instalación realizada incorrectamente. La mejor manera de detectar estos errores es en los mantenimientos periódicos, antes de que deje de funcionar.

Mala ubicación e inclinación

A la hora de realizar la instalación solar, la orientación es imprescindible para su correcto funcionamiento. Una orientación diferente al sur geográfico provocaría una producción desigual a lo largo del día y un bajo aprovechamiento de toda la radiación solar. Del mismo modo, una mala inclinación puede causar deficiencias cuando hay alta demanda o exceso de producción cuando hay baja.

Regulación errónea

La regulación es responsable de la gestión y transferencia de la energía obtenida. Una mala programación de los parámetros del termostato puede provocar baja transferencia energética, mal funcionamiento de la bomba o una baja producción de agua caliente disponible.

Error el en cálculo de la presión

La instalación solar térmica funciona a presión y temperatura variables (dependiendo de la radiación solar). Cargar el circuito con una presión en frío cercana a la máxima de seguridad provocará un vaciado parcial o total del mismo y por tanto, una baja o nula transferencia de energía.

Elección de componentes mal dimensionada

Una mala elección de estos componentes puede causar un mal funcionamiento y acortar su vida útil, lo que nos obligaría a restituirlos prematuramente.

Averías en las placas solares

Las placas solares térmicas o captadores solares se encargan de captar la energía solar y calentar el agua. ¿Cuáles son los problemas más comunes de las placas solares?

Sobrecalentamiento en la placa

En definidas cuentas, el sobrecalentamiento de la placa se produce cuando recibe más radiación solar de la que puede soportar. En zonas con alta radiación solar es una avería común. Esto se debe a que el material de las placas solares de agua recibe más calor del que puede absorber. El calor excesivo acaba desgastándolas e impidiendo el transporte normal de energía térmica.

Este problema podría llegar a producir un cortocircuito, afectar al rendimiento e, incluso, reducir la vida útil del panel.

Rotura de placa

Las roturas o microrroturas en los paneles, es otra de las averías más comunes. Generalmente están provocadas por algún agente meteorológico o el paso del tiempo. Al estar expuestas a la intemperie pueden recibir golpes, por la fuerza de un rayo o por una granizada.

Hay que estar atentos, ya que las microgrietas en principio no afectan. Estas pueden haber surgido durante la fabricación o incluso el transporte. No obstante, una microgrieta puede desconectar a una célula solar de su contigua, ya que están conectadas en serie. Provocando una reducción en la generación de agua caliente.

Desplazamiento de la placa

Las placas pueden sufrir desplazamientos. Una de las situaciones más habituales es que tras un fuerte viento, la placa pierda la posición e inclinación adecuadas. Otra causa puede ser la incorrecta instalación. Ambas situaciones conllevan una limitación de la cantidad de energía térmica que puede absorber y transportar.

Fugas

La falta de revisión de la válvula de seguridad, que sufre desgaste con el tiempo, afecta al funcionamiento de las placas y somete al sistema a más presión y sobrecalentamiento.

Averías en el circuito

El circuito, es el elemento que transporta la energía solar de la placa al depósito de agua.

Falta de anticongelante

La falta de anticongelante es una de las averías más frecuentes de los circuitos, pero dificulta la funcionalidad del sistema, tanto a bajas como a altas temperaturas. El líquido anticongelante ayuda a transportar mejor el calor obtenido mediante la radiación solar. De otro modo, incluso en lugares muy cálidos, el agua tiene dificultades para circular y se pierde gran cantidad de energía térmica.

Es una de las causas más habituales de reparación de placas solares. Y en la mayoría de casos es la causante de la baja temperatura del agua.

Falta de presión

La pérdida de presión en el circuito, provocará una deficiente circulación del agua y el calor obtenido no llegará de ninguna manera hasta el acumulador. En cualquier sistema de tuberías es necesaria una buena presión para que el agua circule.

Entrada de aire

La entrada de aire en el circuito puede ser muy perjudicial. Si existe algún poro por el que está entrando aire, la instalación no funcionará correctamente. El agua caliente es menos densa que la fría y se mantiene arriba, sin embargo, el aire es aún menos denso y ocupará el lugar del agua caliente. Por lo que el calor de las placas solares de agua del termosifón no llegará a los acumuladores solares.

Averías en el acumulador térmico

El acumulador térmico contiene agua fría que se intercambia por la acumulación de agua caliente.

Acumulación de cal

Al ser un contenedor de agua, la cal puede acumularse y obstruir los conductos de entrada y salida de agua, disminuyendo así la capacidad de almacenamiento de agua caliente.

Avería en la bomba

Si tu instalación de energía solar térmica es por circulación forzada, para que el agua llegue al acumulador térmico, el circuito cuenta con una bomba de recirculación. Esta bomba, requiere de electricidad para funcionar y la electrónica de control. Es muy normal que conlleve algunas averías y por eso el agua no está llegando al acumulador.

Fugas

Al igual que puede ocurrir en las placas, los acumuladores también son susceptibles de poros, roturas o picaduras. Una de las causas es la acumulación de cal, provocado por no realizar la sustitución del ánodo de magnesio, encargado de evitar la corrosión debido a la cal que contiene el agua.

Desgaste del material

Por último, las inclemencias del tiempo también pueden causar estragos en el acumulador. El acumulador térmico está expuesto y los cambios bruscos de temperatura, la erosión del viento y otros elementos pueden dañar su capacidad para absorber el calor. Si esto ocurre, tu acumulador térmico no calentará tu agua sanitaria

Averías por falta de mantenimiento

Con el tiempo, nuestra instalación puede sufrir desgaste. El mantenimiento preventivo es determinante para prevenir cualquier avería.

Cableado suelto

En algunas ocasiones podemos observar variaciones en la generación de energía, esto puede ser ocasionado por un cable suelto. El más pequeño fallo en el cableado puede causar conexiones fallidas. Los instaladores con experiencia en reparaciones y mantenimiento, utilizan medidores y otras herramientas de verificación de rendimiento de cables para evaluar dichos problemas y proporcionar soluciones útiles a tiempo.

Daños internos

Los daños internos de los colectores solares pueden ser causados por una producción defectuosa o la utilización de componentes de baja calidad. Deslaminación, decoloración, coloración amarillenta, tinción, quemaduras… son algunos de los indicadores de que algo está fallando. Lo primero será retirar el vidrio que protege los paneles, posteriormente un experto debe valorar la extensión del daño y la reparación más apropiada.

Factores externos

Las tormentas, el granizo, la presión de la nieve, los rayos y otras condiciones climáticas relacionadas, ramas o mordeduras, pueden causar daños importantes a los módulos solares.

Antes de plantearte cualquier reparación, comprueba (siempre con seguridad) su estado. ¿Tiene una grieta visible? ¿Están los paneles cubiertos de suciedad?¿Están excesivamente calientes? Todo esto te ayudará a identificar cuál podría ser la causa de la avería y cómo abordar su reparación. Contacta con el servicio técnico de Dankesol y recibe al equipo de profesionales para llevar a cabo la reparación que necesitas. Y, aunque algunas averías están más allá de tu control, recuerda que hay otras que pueden prevenirse con un buen mantenimiento.

PIDE TU PRESUPUESTO SIN COMPROMISO AHORA

LLÁMANOS 951 492 551