Bomba de calor: aire-aire vs aire-agua

Una bomba de calor es uno de los componentes fundamentales de un sistema de aerotermia. Esta tecnología, una de las más eficientes hoy en día para la climatización de cualquier espacio, se basa en captar energía del aire exterior.

Es posible que, si has investigado un poco sobre este tipo de aparatos, te hayas encontrado con que existen muchos en el mercado y que se denominan de diferentes formas, dependiendo de si la energía obtenida se utiliza para calentar agua o calentar aire. Así, estos equipos se denominan “bombas de calor aire-aire” o “bomba de calor aire-agua”. Te hablamos de ellos a continuación:

Bomba de calor aire-aire

Los sistemas de aerotermia con una bomba de calor aire-aire se utiliza para climatizar un espacio, ya sea a través de calefacción o de aire acondicionado. Como su nombre indica, toma energía del aire en el exterior y la transfiere al aire del interior de la habitación.

Lo mejor de todo es que, a diferencia de lo que muchos piensan, no solo sirve para calentar el interior de una habitación. Las bombas de calor aire-aire son capaces de mantener cualquier oficina o habitación en el interior de un hogar a una temperatura confortable todo el año, sin importar la temperatura que haga fuera. Así, en verano, también puede mantener un lugar fresco, con esa misma energía extraída del aire exterior.

La mayor ventaja de este tipo de sistemas es el ahorro que ofrecen en comparación con otros sistemas de calefacción o refrigeración. Después de la inversión inicial en el aparato, que puede ser algo más elevada que el de otros sistemas, te encontrarás con que tus facturas eléctricas bajan cuantiosamente. En tan solo un par de años podrías amortizar esa inversión inicial, especialmente si en casa usáis un sistema de calefacción anticuado.

Bomba de calor aire-agua

El funcionamiento es, en principio, bastante parecido al de las bombas de calor aire-aire. Pero, en esta ocasión, una vez extraída la energía del aire del exterior de la vivienda ésta se transfiere a un circuito de agua. Ese agua puede ser utilizada tanto como ACS (agua caliente sanitaria) como calefacción.

El ACS se puede utilizar en cualquier grifo de tu casa, ya sea en el baño o la cocina, o para los electrodomésticos como la lavadora o el lavavajillas.

Pero aquellos que eligen el sistema de aerotermia con bomba de calor agua-agua lo hacen sobre todo por la posibilidad de utilizar ese agua caliente tanto en radiadores, repartidos por la vivienda, como en un sistema de suelo radiante.

Por último, hay una ventaja que ambos sistemas presentan y que no deberíamos dejar pasar por alto: se trata de un sistema que usa una energía renovable y no emite ningún residuo. Cada vez somos más personas las que nos preocupamos por que la forma en la que obtenemos la energía necesaria para mantener nuestros hogares confortables sea lo más respetuosa posible con el medio ambiente. Así que, si esta es también tu preocupación, quizás sea el momento de plantearte el cambio a la aerotermia.

PIDE TU PRESUPUESTO SIN COMPROMISO AHORA

LLÁMANOS 951 492 551