¿Debo cambiar el glicol de mis placas solares?

El glicol es un anticongelante que circula por el interior de los paneles. Existen diferentes situaciones que hacen que este se fugue o desgaste. ¿Sabes si debes cambiar el glicol de tus placas solares?

¿Debo cambiar el glicol de mis placas solares?

El mantenimiento de nuestras placas solares es primordial para alargar su vida útil. Más allá del mantenimiento cotidiano de limpieza y revisión, existen diversos factores que si no se presta atención pueden derivar en problemas importantes en el sistema. Por ello, hoy os hablamos de la importancia de controlar y cambiar el glicol de las placas solares a tiempo. Si aún no estás muy familiarizado con estos términos o quieres saber cuándo debes cambiarlo, sigue leyendo nuestro artículo.

¿Qué es el glicol?

El glicol es un anticongelante que circula por el interior de los paneles. Si el líquido que estuviese presente en el circuito fuese solo agua, estaríamos poniendo en riesgo a nuestro sistema solar térmico ya que se podrían congelar en invierno y afectar gravemente a los captadores solares.

El glicol cuenta en su composición con unos aditivos antioxidantes, y otros especiales anticongelantes que pueden mezclarse a la perfección con agua.

El porcentaje a mezclar dependerá de las temperaturas de la zona, por lo que debe ser un profesional el encargado de cambiar el glicol de tus placas solares. Esto evitará costosas averías en un futuro.

Tengo que cambiar el glicol de mis placas solares, ¿a qué se debe?

El circuito solar es un circuito cerrado. Lo lógico sería que una vez lleno el glicol no fuese necesario volver a rellenar el líquido refrigerante de las placas solares de nuevo. Sin embargo, este líquido puede fugarse o fugan como consecuencia del día a día de la instalación.

Dentro de las diferentes causas por las que puede ser necesario cambiar el glicol en las placas solares encontramos:

  • Problemas al purgar el circuito de una placa solar térmica

En una instalación, las bolsas de aire pueden afectar gravemente a las conexiones de los colectores, al caudal del fluido de trabajo y, por consiguiente, al rendimiento general del sistema. Esto también provoca que el glicol se estropee. Además, es normal que cuando se purga la instalación parte del glicol se pierda por el purgador.

  • Irregularidades en la presión del circuito primario solar

Cuando la presión del sistema sube, la válvula de seguridad expulsa glicol hasta que la presión vuelve a bajar.

  • Degradación del propio glicol

Como es normal, el glicol se degrada con el uso y con la exposición a temperaturas extremas. Cuando esto ocurre lo ideal es que antes de volver a llenar de líquido refrigerante las placas solares, nos aseguremos de limpiar correctamente el circuito y comprobar su estanqueidad.

¿Puedo cambiar el glicol sin depender de un profesional?

Desde Dankesol recomendamos que los mantenimientos más específicos se lleven a cabo de la mano de un profesional. Esto te garantizará un correcto funcionamiento de tus placas solares térmicas además de la cobertura con el fabricante.

Hay que tener en cuenta que el glicol hay que rellenarlo siempre que el punto de congelación del fluido solar supere la temperatura mínima de la zona climática de la instalación. Cambiar el glicol de tus placas solares con un profesional conllevará un mínimo de tiempo. Por el contrario, alguien que no conozca a la perfección el funcionamiento y las necesidades técnicas de un sistema solar de ACS puede provocar filtraciones de aire en el circuito solar primario o, directamente, que las placas solares térmicas no puedan cumplir su función al generar otro tipo de irregularidades más drásticas.

En Dankesol estamos comprometidos con el mantenimiento de tus placas solares térmicas para que disfrutes al máximo de ellas. Contacta con nosotros y te informaremos sin compromiso.

Pide cita

Completa el formulario y solicita cita

Solicita presupuesto sin compromiso

Te responderemos lo antes posible

×