La importancia de prestar atención al mantenimiento de tu aire acondicionado

El aparato de aire acondicionado es un electrodoméstico que se encuentra en la mayoría de los hogares. Para evitar averías, y el consiguiente gasto que implican, es recomendable realizar un mantenimiento periódico. Lo ideal es hacerlo una vez al año, antes de que comience la época estival, para asegurarnos de que va a comenzar la temporada funcionando en condiciones óptimas.

Beneficios de realizar un mantenimiento periódico de tu aire acondicionado

Con un correcto mantenimiento de tu aparato de aire acondicionado podrás obtener los siguientes beneficios:

  • Más saludable: cuando los filtros del aire acondicionado no están limpios, se pueden generar hongos o bacterias en ellos, que a largo plazo podrían afectar a tu salud. Unos filtros sucios también son un foco de alergias, especialmente si en la casa viven personas sensibles a la presencia de polvo o ácaros.
  • Alargar la vida útil de tu aparato: un aire acondicionado con un adecuado mantenimiento se mantendrá funcionando durante muchos más años. En ocasiones podemos vernos forzados a comprar un aparato nuevo por averías que se podrían haber evitado. La vida útil de uno de estos aparatos está alrededor de los 10 años, por lo que no debería haber motivo para dejar de prestarle atención y verte forzado a cambiarlo antes.
  • Evitar malos olores: Un filtro o unos conductos sucios pueden provocar malos olores, que resultan muy desagradables.
  • Ahorro económico: cuando el filtro tiene polvo o residuos, el aparato tiene que realizar un mayor esfuerzo y gasto para funcionar. Un aparato con un funcionamiento deficiente consume mucha más electricidad, lo que se dejará notar en tu factura. Además, la reparación de un aparato es mucho más costosa que su mantenimiento. Por lo tanto, cuando inviertes en mantener el aire acondicionado en buenas condiciones, en realidad estás reduciendo futuros gastos.
mantenimiento aire acondicionado

¿Qué partes del aparato hay que revisar periódicamente?

  • Filtros: Los filtros del aire acondicionado son los encargados, como su nombre indica, de filtrar el aire reteniendo partículas de polvo y otras impurezas, para que no se queden flotando en el ambiente. Esta es la única labor de mantenimiento que puede realizar el usuario por su cuenta, siempre tomando las precauciones adecuadas. El resto es mejor dejarlas en manos de un profesional, ya que de no realizarlas correctamente se podría dañar el aparato irremediablemente.
  • Gas refrigerante: la comprobación de carga de gas refrigerante debe realizarse con instrumentos específicos, para encontrar fugas en el caso de que las hubiera y repararlas a tiempo.
  • Unidad exterior: esta parte de la máquina de aire acondicionado es la que más suciedad suele acumular por encontrarse en la intemperie. Su mantenimiento consiste en la limpieza de polvo e impurezas que hayan podido quedar atascadas en el interior. Además, si el aire acondicionado va a estar una larga temporada sin uso, como puede ocurrir en invierno, es recomendable proteger este componente con una funda.
  • Desagüe: dentro de la unidad quedan gotas de agua, que de no limpiarse pueden acumularse y provocar malos olores o una proliferación de bacterias.

En Dankesol somos especialistas en el mantenimiento de tu aparato de aire acondicionado. También podríamos llevar a cabo su reparación en el caso de que fuera necesario, para que puedas alargar la vida de tu máquina el máximo tiempo posible. Contacta sin compromiso con nuestro equipo profesional para pedir presupuesto.

PIDE TU PRESUPUESTO SIN COMPROMISO AHORA

LLÁMANOS 951 492 551